La libertad financiera se conquista cuando decides dejar de trabajar  y puedes mantener tu estilo de vida.

En este preciso instante, si no tuvieras un negocio o un empleo, ¿cuántos meses pueden tus ahorros sostener tu estilo de vida actual? La cantidad de meses, o quizás semanas, en el peor de los casos,  es tu libertad financiera.

Si no te gusta el resultado de ese cálculo, haz un plan que cambie esta situación. El que no disfrutes una correcta independencia económica puede deberse a dos elementos: No sabes manejar tus gastos y te excedes, o ganas mucho menos de lo que requieres para subsistir. Peor aún, conozco muchísimas personas que con ingresos realmente bajos, gastan por encima del promedio, lo cual los está llevando por un peligroso abismo financiero.

Algunas de las acciones inmediatas y urgentes son:

  • Adáptate a tu presupuesto y vive con menos de lo que ganas.
  • Ahorra entre el 3% al 15% de tu ingreso mensual.
  • Si crees que tus problemas financieros se deben a que tienes pocos ingresos, quizás es hora de hacer más llamadas, aumentar prospectos, dejar el empleo e iniciar tu negocio o cualquier otro cambio.
  • Cuando hablamos de tus ahorros, no se trata de tener el excedente mensual en un tarro de mermelada bajo la cama, sino en utilizar los distintos instrumentos financieros y de inversión que se encuentran disponibles en el mercado.
  • No uses tus tarjetas de crédito en gasto corriente trivial, y págalas a tiempo.

Es difícil alcanzar esta libertad financiera  si no adoptas un cambio de mentalidad, reeducándote y desarrollando cada vez más tu inteligencia económica.

Sin importar tu edad, si no tienes la libertad monetaria que deseas, es el momento de tomar cartas en el asunto de tus problemas económicos, de manera directa e inmediata, y aprender en el proceso.