¿Te has puesto a calcular la rentabilidad de tus empleados, en otras palabras, cuánto cada uno realmente te produce por hora? Por otro lado: ¿Te has puesto a calcular cuánto dinero te representa en pérdidas un mal empleado?, me refiero a alguno que no cumpla con las funciones que debe llevar a cabo. Y te dejo con la tercera pregunta: ¿te has puesto a pensar en el retorno de la inversión de un empleado, es decir, cuánto te genera versus lo que inviertes en él?

Sin duda son preguntas que te harán reflexionar. Tal vez me dirás que en algunos empleos es muy fácil de calcular y en otros no, y quizás tengas razón, pero el solo hecho de que no se pueda calcular fácilmente la rentabilidad de un empleado, no quiere decir que no puedas poner la atención en hacer que lo que tú le estás pagando te retorne en un beneficio.

Lo más importante es saber cómo llevar a cabo este proceso, por lo que te he traído varios puntos importantes que me gustaría compartir contigo:

1.- Lo primero que debes saber es cuándo contratar a una persona.

La regla de oro es no contratar a alguien si no estás generando los ingresos suficientes para cancelar, no solo su salario, sino cualquier bonificación, seguro o carga laboral que la ley te imponga. Esto aplica tanto a los negocios que comienzan, como a organizaciones de cualquier tamaño. Sobredimensionar  tu fuerza laboral sin determinar su costo/beneficio es un error muy común que debes evitar

2.- Debes tener claramente elaborados un organigrama y un perfil de puesto.

Qué cargo va a ocupar, cómo lo ha de hacer,  cómo va a ser evaluado, la posición que va a alcanzar a futuro, son asuntos básicos que debes conocer  desde un inicio, y que definirán sus funciones y su perfil de comportamiento, entre otras cosas.   En ActionCOACH manejamos la prueba “DISC” que determina cuál es el estilo de comportamiento de la persona: si es más hacia lo dominante, lo influenciador, lo estable o condescendiente.

3.- Tárdate en contratar y se rápido en despedir

Un proceso de contratación basándonos en el principio de “tárdate mucho en contratar y muy poco en despedir” se refiere a que muchas empresas contratan a alguna persona porque fue referido, es un conocido, un familiar y no necesariamente porque va a cumplir con el perfil de lo que estás necesitando; esas decisiones son muy costosas porque una vez que lo tienes trabajando en la empresa, se crea  un compromiso emocional que te va a dificultar su despido en caso de que esto sea necesario porque la familiaridad socava el profesionalismo.

El proceso de selección debe durar el tiempo suficiente como para escoger a la persona correcta. En ActionCOACH contamos con un sistema muy minucioso de cómo contratar una persona y uno de los pasos fundamentales  es incluir una entrevista de grupo con todos los candidatos que se están postulando al puesto y de esa forma, el encargado del proceso de selección,  puede compartir la visión y cultura de la empresa al mismo tiempo que examina el comportamiento de los candidatos en una competencia tácita sana que se desarrolla en el ambiente empresarial. Es una oportunidad valiosa para verlos interactuar con sus colegas, si su hablar es agresivo o retraído,  si su personalidad es seguidora o líder, así como su actitud frente al trabajo, además de medir el entusiasmo que manifieste.

4.- Revisa su Perfil  Social

No puedes dejar de revisar su comportamiento en las redes sociales. Ya es una estrategia de reclutamiento extendida. Conocer sus perfiles sociales te muestra cómo se comporta socialmente, y puede que te sorprenda lo que por ahí puedes descubrir.

Una vez concluida la  selección, se hace necesario llevar a cabo un proceso de inducción y capacitación que puede durar de uno a tres meses dependiendo de la naturaleza del cargo.

Aun cuando el proceso tiene sus pasos específicos,  preferiblemente llevados a cabo por profesionales en el área que puedan hacer perfiles psicológicos y de personalidad, muy útiles si quieres evitarte malos ratos o problemas en el clima organizacional, es muy importante que no olvides tu intuición.

Otra forma excelente de ir añadiendo el mejor personal para tu compañía es a través de los programas de pasantes universitarios, que brindan la oportunidad de comprobar directamente en tu empresa, las habilidades de un joven próximo a graduarse en el área que tú requieres, a la par que  le das la oportunidad  de un crecimiento en tu empresa.

La conformación de tu equipo de trabajo, es una tarea importante y cada negocio, dependiendo de su naturaleza, requiere explorar diferentes aspectos de sus aspirantes. Tu negocio merece el mejor capital humano, recuerda que cada quien en tu empresa tiene un rol único que jugar,  todos son importantes y todos tienen un propósito distinto en el bienestar del negocio.